DIAS DE LLUVIA

 Juana, a diferencia de cualquier niño, detestaba los días de lluvia; los odiaba. La mayoría de los chicos de su edad se ponían contentos cuando desde la cama escuchaban esas gotas gordas y pesadas que anuncian que no irían a la escuela. Sin embargo, a ella le molestaba que no pudiese ni asomar la nariz…

Seguí leyendo

LA COPA

 Respiro hondo, bebo un sorbo de vino y pienso. No quiero entrar en profundas reflexiones, no quiero resumir todo en una frase o pensamiento, foto o anécdota. Menos aún enumerar ciudades, destinos, personas o personajes; el Top Five… No me pidan eso, no ahora. ¿Dónde estoy? No lo sé, hace rato dejé de saberlo. O…

Seguí leyendo

LA ISLA

      Nadie descendió del tren con él, y no vio persona alguna esperando en esos andenes. Se calzó su mochila a los hombros y salió de la estación. No había ni parada de buses, ni taxistas, ni tuk tuk esperando por turistas o farag, como llaman en tailandés a los extranjeros; señales de que…

Seguí leyendo

RELATOS DE UN DIÁLOGO CON MÍMICA PECULIAR

 ¿Quiénes no han jugado al diálogo con mímica alguna vez? No se necesita ser tan niños para eso. Al contrario, una reunión de amigos, unos mates, o por qué no, unas copas de vino pueden hacer las cosas ampliamente interesantes. Un clásico del diálogo con mímica es jugar con nombres de películas: “Titanic”, “Caballos Salvajes”,…

Seguí leyendo

PRIMERA CARTA

 No sé si fue la primera carta que escribí, no lo creo. Pero sí fue la primera que recuerdo con claridad. Era un papel carta rojo, pequeño, con dibujos de Mickey Mouse. Era para mi abuela que vivía en Catamarca. Por aquella época tenía más papeles cartas que el número de cartas que escribí en toda…

Seguí leyendo

MANOS DE MONSTRUO MANCHADAS

 Impedimentos que nos empujan. Imprevistos repetidos. Orden en el caos. De los conjuntos precedentes podríamos hacer unos cuantos ensayos mediocres de las aristas del comportamiento humano. O bien, podría narrarles con vestigios de grandilocuencia cómo es que en mi sillón, con mi picada y mi copa de vino llegué a estos atisbos de razonamiento. Pero…

Seguí leyendo