LA ISLA

     Nadie descendió del tren con él, y no vio persona alguna esperando en esos andenes. Se calzó su mochila a los hombros y salió de la estación. No había ni parada de buses, ni taxistas, ni tuk tuk esperando por turistas o farag, como llaman en tailandés a los extranjeros; señales de que…

Seguí leyendo