Despierta Cuba

Lo primero que perdí al llegar a Cuba fue ese globo grande, rosado, bien infladito y tan saludable que se veía lleno de ilusiones. Unos minutos en el aeropuerto de la Habana y salió volando, lejos y bien alto, obligándome a olvidarlo. Ay Cuba, Cuba. Siempre he dicho que quería conocerte. Quizás fuiste el único…

Seguí leyendo

BALADA PARA UN LOCO

Hace ya bastantes días que transito el metro de Paris. A veces voy escuchando música, a veces leyendo y otras tantas dormitando. Como allá digamos. Pero la mayoría de las veces voy pensando en que tengo que escribir de él: más allá de sus interminables túneles para conexiones, sus cantidades de salidas, su infraestructura que…

Seguí leyendo